La Gran Impostura

  Por  @Díaz_Yaguaran                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             De @OrdenVenezuela

Siempre se ha tenido conciencia  de que la Historia con sus edades, sus épocas, sus situaciones y la fisionomía psicológica de las personas, se repiten en forma cíclica. Al acercarnos a la figura de Napoleón, muchos podrían hacer una retrospección y posar la mirada en César o Alejandro Magno y compararlo con ellos.  Pero Napoleón mismo llegó a admitir en su tiempo que sus acciones tenían cierta conexión con las de Carlomagno; mucho antes de que Napoleón saltara del anonimato a ser una figura que dejaría su impronta en la Historia; durante la Revolución Francesa, La Convención Nacional hablaba de Cartago, refiriéndose a Inglaterra; y los jacobinos se llamaban a sí  mismos romanos.

Se han hecho innumerables comparaciones y analogías a lo largo de la Historia de la Humanidad: Un Cayo Julio César que lloró en Hispania ante una estatua de Alejandro Magno, lamentándose de que él no había podido lograr las conquistas que hizo Alejandro Magno con menos de 32 años de edad; Carlos XII de Suecia desde muy joven llevó en el bolsillo la obra Historiae Alexandri Magni Macedonis sobre la vida de Alejandro Magno, escrita por el historiador romano Quintus Curtius Rufus, y quiso copiar al gran guerrero macedonio.

Muchos en la antigüedad compararon a los dioses egipcios Isis y Horus, con María y Jesús , pues 3000 años antes de cristo, existieron figurillas de Isis con su hijo Horus en su regazo y amamantándolo, y bajorrelieves egipcios donde le llevan regalos al nacimiento del Dios Horus, que era el Sol antropomorfizado; la vida de Jesucristo incluso guarda estrecha relación, con la vida de distintos dioses de distintas culturas, además de Horus, guarda semejanza en las escenas de su vida con la diosa Atis de Frigia en Grecia 1200 a.C;  el dios solar Mitra de Persia 1200 a.C, Krishna de la India 900 a.C, Dionisio de Grecia 500 a.C, también se ha comparado a Buda con Cristo, al cristianismo primitivo con el socialismo moderno, a los poderosos financieros del tiempo de César con el poder económico de EEUU.

Federico II el Grande, llamado el rey filósofo de Prusia, escribió una obra en 1738 titulada Considérations sur l’état présent du corps politique de l’Europe, en donde dibujó un cuadro político de la Europa de su tiempo y en donde hace innumerables analogías entre su tiempo y el pasado;  por ejemplo, cuando escribe: «Ya las Termópilas de Alemania, Alsacia y Lorena, hállanse en manos de Filipo», resulta evidente que estaba comparando a los franceses con los macedonios del tiempo de Filipo y a los alemanes con los griegos. Por otra parte, incluso me atrevería a elucubrar que el Libertador Simón Bolívar, recordó la parte melancólica de la ópera de Mozart Così fan tutte, cuando cantan “Nel mare solca e nell’arena semina. E il vago vento spera in rete accogliere. Chi fonda sue speranze in cor di femmina.” que traducido del italiano al castellano vendría a ser “Ara en el mar y en la arena siembra. Y el vago viento procura en una red atrapar, Quién ponga su esperanza en el corazón de una mujer”;  y así fue como escribió poco antes de morir “He arado en el mar y sembrado en el viento [..] el que sirve a una revolución ara en el mar”, lo escribió al ver que su sueño de la Gran Colombia se caía a pedazos, incluso esa parte del libreto de la ópera Così fan tutte parece ser un remedo hecho por el libretista Lorenzo da Ponte de un poema del español del siglo XVI, Bernardo de Balbuena (1562-1627) cuando escribe: “Ara en el mar y siembra en la arena, Y en red procura de encerrar el viento, Quien pretende hallar vida sin pena”.

 Ya hasta este punto resulta incuestionable, que muchos grandes personajes de la Historia henchidos de orgullo, han tenido un referente al que emular, una circunstancia a la que imitar, una analogía a la que remedar para la posteridad. Algunos conspicuos personajes de la Historia, fueron sinceros al hacer referencia y citar a personajes que le precedieron, otros simplemente reproducían ideas y frases que hacían ver como propias, presumiendo de la ignorancia de las masas;  innumerables han de ser las anécdotas, pero describiré solo algunos ejemplos, para empezar me referiré a Henri du Vergier conde de La Rochejaquelein, joven general reaccionario realista del Ejército Católico y real de Vendée, y por tanto contrarrevolucionario, opuesto a los cambios propuestos por la Revolución Francesa burguesa de la Francia de finales del siglo XVIII y sus ideas republicanas, cuando el 13 de abril de 1793 en la batalla de Les Aubiers, para elevar la moral de sus hombres pronunció la frase reaccionaria, que posteriormente sería muy famosa:

“Si mi padre estuviera entre nosotros, nos inspiraría más confianza, ya que ustedes me conocen poco, de resto tengo en mi contra,  mi propia juventud e inexperiencia; pero jamás me rendiré, soy digno de comandarlos. Vamos a buscar al enemigo.  ¡Amigos! ¡Si avanzo, seguidme, si retrocedo matadme; si me matan, vengadme!”  

Henri de La Rochejaquelein.

Luego el 7 de abril de 1926 en la ciudad de Roma, el dictador italiano Benito Mussolini, creador del Fascismo, pronuncia una frase más corta que la de Henri de La Rochejaquelein, pero que al final resulta ser una burda imitación de la frase de Henri de La Rochejaquelein:

Se avanzo seguitemi, se indietreggio uccidetemi, se muoio, vendicatemi!”

“¡Si avanzo, seguidme, si retrocedo matadme; si me matan, vengadme!”

Benito Mussolini.

Posteriormente el político colombiano de izquierda, Jorge Eliécer Gaitán candidato presidencial de Colombia y fundador del movimiento político “Unión Nacional de Izquierda Revolucionaria”, con una ideología liberal de izquierda en uno de sus discursos pronunció la frase, con ciertas modificaciones en otro burdo remedo de la frase original:

“¡Si avanzo, seguidme, si me detengo empujadme, si os traiciono, matadme, si muero vengadme!

Jorge Eliécer Gaitán.

 

El mismo Jorge Eliécer Gaitán en uno de sus discursos dijo “Yo no soy un hombre soy un pueblo, y el pueblo es mayor que sus dirigentes.”, resulta asombroso la semejanza de las primeras 8 palabras de la frase de Gaitán con las pronunciadas por el ex presidente Hugo Chávez, en sus discursos de 2012, escasos meses antes de morir, pero con la salvedad de exaltarse a sí mismo en cada ciudadano al decir: “Chávez, ya no soy yo, Chávez es un pueblo, Chávez somos millones, tú también eres Chávez mujer venezolana, tú también eres Chávez  joven venezolano, tú también eres Chávez niño venezolano, tú también eres Chávez soldado venezolano, tú también eres Chávez pescador, agricultor, campesino, comerciante.¡ Porque Chávez no soy yo, Chávez es un pueblo!”.

A principios de la década de los 90, Hugo Chávez redacta El Proyecto Nacional Simón Bolívar, como la base de su doctrina política, fundamentándose en el pensamiento de Ezequiel Zamora, Simón Bolívar y Simón Rodríguez, algo que denominó Sistema ideológico E.B.R; la E por Ezequiel, la B por Bolívar y la R, por Rodríguez, sin embargo sus ideas no son más que un sincretismo de las ideas de Kléber Ramírez Rojas, merideño que en su juventud, fue miembro del Partido Comunista de Venezuela (PCV), luego miembro de las organizaciones guerrilleras comunistas FLN (Frente de Liberación Nacional) y su brazo armado FALN (Fuerza Armada de Liberación Nacional), fue uno de los principales dirigentes del movimiento político Ruptura y el partido político PRV( Partido de la Revolución Venezolana); el ingeniero Kléber Ramírez fue uno de los principales ideólogos que intentó darle coherencia y sustentación ideológica a los movimientos guerrilleros de izquierda durante los años 60, ya a principio de los años 80 el planteamiento original del MBR-200, conformado por jóvenes militares de la Academia Militar de Venezuela, no tomaba en cuenta de manera explícita las ideas del socialismo; a finales de los años 80 y principios de los años 90, Kléber Ramírez en su finca de Chiguará en el Estado Mérida, escribe una obra titulada Venezuela: La IV República. (O la total Transformación del Estado) (Agosto de 1991), en donde hace planteamientos teóricos y políticos del estado comunero, que sin duda Hugo Chávez absorberá, para impulsar su tan pretendido “Estado Comunal”, escritos como “¿Y cómo salir de este laberinto?”“El árbol de las tres raíces”, configuran nociones como “fusión cívico-militar”, “etapa de transición”; que a todas luces influyeron en las ideas de Hugo Chávez y en sus ansias por alcanzar la “transición hacia el socialismo” y la “unión cívico-militar”; todo sin dar crédito alguno a su mentor; Hugo Chávez incluso llegó a parafrasear a un personaje nefasto, violento y criminal como Lenin, tomándolo como ejemplo, seguramente muchos no se hayan dado cuenta, cuando afirmaba: “no hay revolución sin teoría revolucionaria”, la frase original de Vladímir Ilich Uliánov mejor conocido como Lenin era: «No hay teoría revolucionaria sin práctica revolucionaria«. Ya sabemos que en la práctica Lenin impuso su visión por la fuerza, la violencia y el crimen, es sumamente lamentable que muchos empleen frases como una careta, para mostrar un rostro como propio y original, pero que en el fondo es un plagio de ideas falsas de quienes pretenden en su infinito orgullo, figurar para la Historia, lo que forma parte de otra de sus imposturas y de esa «galletología» ajena, que ya he descrito y que al final no son más que insípidas frases para el «mercadeo político».

Al convertirse Hugo Chávez en presidente constitucional el 2 de febrero de 1999, con sus 44 años llegó a afirmar que su modelo retomaba la “tercera vía” del primer ministro británico, Tony Blair, rechazando el “capitalismo salvaje”; es decir simpatizaba con las ideas de Anthony Giddens;  el ideólogo que pretendía renovar la socialdemocracia a través de su teoría de la “Tercera Vía”(1998-2005), con un proyecto de centro-izquierda para superar la tergiversación del Estado del Bienestar que propugnaba la socialdemocracia clásica, democratizando el capitalismo mundial y para responder frente a las corrientes neoconservadoras. Posteriormente en una entrevista de la BBC del 10 de junio de 2010 en el Palacio de Miraflores,  dirigida por el periodista Stephen Sackur del programa Hardtalk (Diálogo Duro), Hugo Chávez le responde a Stephen Sackur “Hace 11 años yo llegué aquí; y yo era un iluso, que llegué incluso a creer en la Tercera Vía, eso es una farsa, yo pensé que era posible articular un capitalismo a lo renano, un rostro humano del capitalismo, pero me di cuenta que no, estaba equivocado, en el capitalismo es imposible la democracia, el capitalismo es el reino de la injusticia y la tiranía de los más ricos contra los más pobres, ya lo decía Rousseau, entre el poderoso y el débil la libertad oprime, sólo la ley libera, por eso el único camino para salvar al mundo es el socialismo […]”.

Ya para el año 2005, cuando las ideas de Anthony Giddens comienzan a decaer, Hugo Chávez menciona por primera vez el término “Socialismo del Siglo XXI”, el 30 de enero de 2005, en el V Foro Social Mundial en la ciudad brasileña de Porto Alegre, en donde simpatiza con las nociones propuestas por Heinz Dieterich desde el año 1996 con su propuesta de un “Socialismo del Siglo XXI” y una economía de equivalencias, en donde Heinz Dieterich, recomienda usar la «Rosa de Peters» para determinar el precio de cualquier producto o servicio, basándose en el tiempo de trabajo empleado en cada actividad para obtener dicho producto o servicio; lo más tétrico de la recomendación de Dieterich, es que la «Rosa de Peters» no fue creada por un economista bajo una metodología científica, sino por Arno Peters, un cartógrafo Amateur; realmente resulta deplorable y funesto que alguien como Heinz Dieterich, que se ufana en hablar sin parar de lo científico que es el marxismo, recomiende esa idea tan insípida de la «Rosa de Peters», la verdad es que se equipara a los marxistas ortodoxos que tanto critica por sus burdos determinismos económicos, al final no es más que uno de los tantos neomarxistas partidarios de la “Rosa de Peters” que poseen la obsesión de igualar cosas que no son igualables; en sus fallidas búsquedas de acabar con la producción mercantil y las diferencias entre el trabajo físico e intelectual, para ponerlo más claro y entender lo que significa la “Rosa de Peters”, pondré el siguiente ejemplo hipotético, sólo para hacer una abstracción del asunto; si una taza de café con leche cuesta 72 minutos;  es decir  producir 10 grs de café requieren 8 minutos, 250 ml de leche requieren 15 minutos, 2 terrones de azúcar requieren 12 minutos,  fabricar la taza requiere 20 minutos y el servicio del camarero se lleva 12 minutos, ¿Entonces un obrero de la construcción debe pegar bloques durante 72 minutos, sólo para pagarse el café?. Resulta más que absurda esta propuesta de los pseudocientíficos del neomarxismo; ¿es que acaso  la hora de tiempo puede tener IGUAL valor para todas las profesiones y en todas las particularidades?, ¿Todas las horas de tiempo de trabajo tienen la misma intensidad o se sufre el mismo desgaste durante ellas?.

Heinz Dieterich ha planteado en reiteradas ocasiones que la estatización de los medios de producción no resuelve per se, los problemas económicos en el marco del “Socialismo del Siglo XXI”, lo que resulta curioso, pues es lo que hizo de manera muy esmerada el ex presidente Hugo Chávez, al punto que Dieterich llegó a afirmar que “El modelo del socialismo impulsado por Chávez fracasó”, y que no se seguían sus consejos, no obstante el marxista británico Alan Woods, así como criticó a Eduard Bernstein uno de los padres de la socialdemocracia, que se hacía ver como un genuino discípulo de Marx, pero que al mismo tiempo planteaba un revisionismo del marxismo, con tendencia a la evolución reformista más que a la revolución, propugnada por Marx, también critica a Heinz Dieterich, poniendo en duda que sus ideas sean nuevas y originales y a las que cataloga de ser una copia barata de ideas poco científicas de los socialistas utópicos como Proudhon y Robert Owen. La mayor desfachatez reciente es la de muchos dirigentes actuales al decir que el rentismo petrolero se agotó; y  «ahora el camino es el arco minero, vender oro y diamantes»; ¿Cuantos años más deben pasar, para que se den cuenta que vender oro y diamantes es rentismo también?; ¿17 años pasaron para que se dieran cuenta de eso?; sólo bastó que cayeran los precios del petróleo para que la impostura quedara al descubierto;  sin tecnología propia, determinación, astucia, voluntad, creatividad, meticulosidad, y el poder del conocimiento para hacer las cosas; será prácticamente imposible lograr algo; podremos desear cualquier cosa; y habrán muchas cosas que queramos hacer, pero por más que las deseemos, jamás las podremos hacer sin voluntad, conocimiento, meticulosidad y determinación, en donde cada ciudadano dedique su empeño en realizar la labor en la que más se destaque y que le provea de mayor satisfacción, siempre aspirando  perfeccionar el campo en el que se desempeña, para alcanzar la superación individual y colectiva; ese ciudadano libre y virtuoso consciente de ser sujeto activo de la transformación y de la regeneración.

Es de hacer notar que el 17 de diciembre de 2009, en la ciudad de Copenhague, capital de Dinamarca, durante la XV Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU , Chávez se declaró abiertamente «Marxista», luego el 15 de enero de 2010, durante su presentación de Memoria y Cuenta, ante la Asamblea Nacional, reiteró ante el país entero su postura, cuando afirmó: «Asumo el Marxismo» luego de renegar en reiteradas ocasiones del marxismo y de que él era un socialista que consideraba al marxismo un dogma junto al comunismo en general; otra impostura, que demuestra que jamás tuvo un fundamento teórico, ni bases claras, sólo un gran sincretismo de ideas falaces que han fracasado a lo largo de siglo y medio, para terminar asumiendo el marxismo y aplicarlo fielmente en sus últimos años de vida .

Por otra parte ese sentimiento falaz, sobresaturado de patrioterismo de quienes han heredado la impostura, no nos va a hacer mejores ciudadanos, ni más prósperos ni más cultos, lo que nuestros antepasados hicieron ayer no nos debe insensibilizar, ante lo que nosotros debemos hacer aquí y ahora para materializar ese sentimiento patriótico en donde nuestra voluntad, conocimiento, organización, meticulosidad, trabajo y ORDEN, permitan materializar la grandeza que aspiramos para nuestra patria; sólo con el conocimiento que no debe ser asociado a la riqueza, pues lo que define a los seres humanos, no son sus títulos, ni sus orígenes, ni su cuna, ni su rancio abolengo, ni su pobreza,  ni su baja calidad de vida, ni su bajo nivel de vida, ni lo poco ni mucho que posean; lo que define al ser humano, es su pensamiento elevado y sublime; su conocimiento, su actitud, su voluntad de transformación, aquellos que aglutinan a los demás a contribuir de manera abnegada para el beneficio de todos, sin nociones separadoras; esos son los que realmente son libres y dispuestos al trabajo para que todos seamos sujetos activos de la regeneración, sólo así será posible materializar nuestros sueños y no con esas miradas románticas de un pasado que olvida que somos actores del presente y constructores del futuro.

Venezuela quiere ORDEN.

Firma

Sergio David Díaz Yaguarán.