El transporte, la seguridad y el ciudadano

Por @NelsonRZVen

de @OrdenVzla

Un Estado que no sea capaz de proporcionar seguridad a sus ciudadanos, no puede ser considerado como tal. De lo anterior desprende una máxima fundamental para nosotros: Un Estado serio no negocia con delincuentes. En este sentido, el ciudadano venezolano ha estado desamparado e indefenso, tanto en la socialdemocracia como en el socialismo actual y esto es una realidad que ningún mercader de la política quiere hacer mención.  

Algo tan básico y simple como tomar un transporte público para ir al sitio de trabajo, a casa o visitar otra ciudad, se ha convertido en una espantosa pesadilla para el ciudadano de bien. Recientemente, un transporte de la ruta valle-coche fue abordado por cuatro delincuentes quienes pretendían asaltarlo; uno de los usuarios de dicha unidad, identificado posteriormente como funcionario de la Policía del Municipio Sucre del estado Miranda, impidió el robo tras un intercambio de disparos con los maleantes, dando como resultado los cuatro atracadores muertos y el funcionario gravemente herido hasta perder la vida. 

Trágicamente, los episodios de violencia e inseguridad han sido una práctica que con el paso de los años se toman como algo normal y cotidiano, ante la mirada indiferente e indolente de los responsables de la seguridad nacional, que solo mencionan este delicado tema en el mejor de los casos para electoralizarlo. La cotidianización de estos hechos demuestra una vez más la ausencia del Estado, quedando el ciudadano indefenso a merced de criminales.

Sin seguridad no hay desarrollo ni prosperidad, sin seguridad ninguna empresa querrá invertir en Venezuela y sin seguridad ningún ciudadano se podrá realizar. Cada vez es más imperioso un Estado que ponga orden y proporcione las condiciones necesarias para que el venezolano prospere y así engrandecer la Nación.

Todo por Venezuela y su mejor destino.

¡Venezuela Quiere ORDEN!