Venezuela Post Petrolera

En el artículo anterior hablamos de cómo el mundo está viviendo un cambio de época fenomenal y como este cambio está afectando la forma en que nos movemos, como generamos nuestra energía, etc. Esto obviamente apunta como posible victima a la industria petrolera, pero también nos dimos cuenta que el petróleo tiene muchas aplicaciones que le darían unos cuantos años más de existencia en la economía mundial.

Para la transición de la economía basada en el petróleo a una economía basada en energías más limpias (eólica, solar, etc) es necesario poder contar con la capacidad de almacenamiento de energía a gran escala. Es por ello que varias tecnologías están tratando de imponerse como la norma. Entre esta tecnología tenemos dos que están tomando la delantera, esta son las baterías de litio y el hidrogeno. Las grandes economías del mundo están invirtiendo fuertemente en este sector con una clara tendencia a cada vez tener más capacidad de almacenamiento energético (ver la figura siguiente).  
INSTALACIONES DE ALMACENAMIENTO ACULATIVO DE ENERGIA EN TODO EL MUNDO
Fuente: BloombergNEF

Venezuela no tiene grandes reservas de litio pero si cuenta con un gran potencial de generar hidrógeno tanto gris como verde. El hidrógeno es uno de los elementos más abúndantes de la naturaleza. El llamado hidrógeno gris es el que se obtiene a partir de los hidrocarburos. Nuestras reservas probadas de hidrocarburos es riqueza potencial que, con el conocimiento necesario, la podemos convertir en riqueza real para lograr dos cosas al corto plazo. Primero, salir de la situación de mendicidad en la que nos encontramos hoy, y segundo, construir la infraestructura energética del futuro necesaria para dar el salto al desarrollo. Nuestros hidrocarburos servirán de elemento de transición para lograr una infraestructura basada en el hidrógeno verde.

El hidrógeno verde es el que se obtiene a partir de la electrolisis. El proceso de electrolisis requiere de grandes de cantidades de electricidad. Esta electricidad deberá venir de fuentes renovables, como por ejemplo la hidroeléctrica. En primera instancia tenemos nuestras centrales hidroeléctricas que en los momentos de poca demanda simplemente dejan de generar energía eléctrica. Toda esta energía desperdiciada en las horas valles de demanda se puede utilizar para producir hidrógeno.

Esa energía acumulada puede darle más estabilidad al sistema eléctrico interconectado a través de la generación distribuida con celdas de combustible. En cuanto a la electromovilidad su rango de aplicabilidad es amplio: vehículos livianos, camiones, trenes, etc. Como decía Renny Otolina, “tenemos suficiente materia gris” para lograr estas grandes transformaciones para el país.

Ahora bien, solo tenemos un obstáculo para lograr todo esto: El Socialismo. La tiranía socialista es el muro de contención de todas estas grandes oportunidades para el país. El socialismo impregnó toda nuestra sociedad a tal punto que no solo bastara con derrotar a estos delincuentes, tenemos que cambiar por completo nuestros esquemas mentales para retomar la senda. Cuando logremos derrotar a los enemigos de la Patria podremos capitalizar estas grandes oportunidades para engrandecer a la Patria como se merece. Venezuela quiere Orden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *