El libreto marxista hace su aparición en EE.UU. para destruir y dividir

El marxismo activó su plan de destrucción y división de la sociedad en Estados Unidos y no es precisamente contra la propiedad privada, sino con el cada vez más obsoleto argumento de “los oprimidos contra los opresores”.

Esta táctica del libreto comunista y socialista busca dividir a la sociedad en grupos cada vez más pequeños, fácilmente manipulables y supuestamente diferentes. Ya no es el pobre contra el rico, sino el negro contra el blanco, el homosexual contra el heterosexual y las mujeres contra los hombres.

Bajo el grito de “las vidas de los negros valen”, el marxismo busca destacar a un grupo social por encima de otro, sin importar las vidas de los demás. Si eres un supuesto oprimido, eres bienvenido, sino serás rechazado.

Ya lo decía una ciudadana estadounidense negra: “Uds. Pretenden decirme a mi que yo debo sentirme oprimida, pero no, ¡yo soy libre, soy negra y hago lo que quiera!”. Como es propio del marxismo, el pensamiento totalitario debe ser la columna vertebral de todo intento destructivo. Cero cuestionamientos y ningún de datos científicos y estadísticos.

En los medios de comunicación se hace creer a las personas que los negros son la sociedad más agredida en Estados Unidos, pero la realidad es que no es así. La Oficina de Estadísticas Judiciales del Departamento de Justicia de EE. UU. señaló en un informe sobre criminalidad y violencia que en 2018 los blancos sufrían el 24,7% de los ataques violentos, mientras que los negros el 20,4%. Es decir, proporcionalmente son similares, pero si se verifica ese dato tan solo un año antes (2017) se observa que los ataques a personas oscuras se redujo, puesto que se ubicaba en 21,8%, en cambio, los ataques a los “blancos opresores” aumentaron desde el 20,8%.

Cabe destacar que la población negra (o como le dicen los marxistas, “afrodescendientes”) en Estados Unidos es del 12% aproximadamente (2018), mientras que la blanca es el 72% y los asiáticos el 5,62. Sin embargo, existe una categoría más denominada “hispanos”, en la que podrían incluirse blancos y negros, que componen el 18,2% de la población, según la Oficina de Censos de los Estados Unidos.

En el informe sobre criminalidad se señala que en relación a los porcentajes de incidentes violentos, el 62,1% de los blancos ataca a otros blancos y solo el 10,6% ataca a personas negras, pero el 15,30% de los negros ataca a personas blancas y este dato sube hasta el 70% cuando la agresión es contra otro negro. Es decir, la mayor cantidad de ataques y asaltos violentos que se producen en Estados Unidos es entre personas del mismo grupo étnico.

Algo que el marxismo y los medios callan es que el grupo social más agredido (y silenciado) es el correspondiente a los asiáticos, ya que el 75,9% de los ataques contra estas personas se producen por individuos de otras etnias, mientras que los negros son los que menos sufren asaltos violentos (29,7%) y los hispanos reciben el 54,6% de esta violencia. Aquí cabe la primera pregunta ¿en dónde están esas ONG, gobiernos y artistas que tanto se han rasgado las vestiduras con el #BlackLivesMatter, cuando un hispano es atacado o discriminado? ¿dónde está el #HispanicLivesMatter?

Otro asunto muy diferente es la forma como los cuerpos policiales actúan en los Estados Unidos. Como Movimiento Nacionalista Orden no realizaremos un pronunciamiento al respecto debido al respeto que merece la soberanía de este país. Sin embargo, para quien desee analizar el contexto estadounidense, es necesario recordar que ese Estado no es signatario de los acuerdos sobre derechos humanos y los cuerpos de seguridad poseen una doctrina jurídica que los protege.

Es necesario reiterar algo que se resume en una lógica incómoda para muchos: Si una persona comete un delito, las fuerzas del orden deben hacer cumplir la ley frente a este. Si un grupo social comete la mayoría de los asaltos o agresiones, por lógica es receptora de un porcentaje proporcional de las actuaciones de las fuerzas del orden, lo que no significa racismo, sino simple y llana estadística.

70% de agresiones = 70% de actuaciones de las fuerzas de seguridad. La letalidad o grados de violencia corresponde a sus autoridades definirla.

Fuentes:

United States Census Bureau: https://data.census.gov/cedsci/table?q=Race%20and%20Ethnicity&tid=ACSDT1Y2018.B02001&vintage=2018&hidePreview=true

Bureau of Justice Statistics: https://www.bjs.gov/content/pub/pdf/cv18.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *