ORDEN protesta ante la embajada de Perú y exige “Castigo al Delincuente, respeto al Buen Venezolano”

El Movimiento Nacionalista ORDEN, junto a la organización Disobey y otros líderes de agrupaciones políticas emergentes, se hizo presente ante la embajada y el consulado Peruano en Caracas, en protesta ante los hechos de xenofobia y violencia contra nuestros connacionales en Perú, los cuales se han intensificado en las últimas semanas.

En este sentido, ORDEN solicitó al Estado Peruano que garantice la seguridad de los venezolanos, en específico, de los buenos venezolanos, a través de un comunicado que fue recibido por representantes de la embajada, y el cual replicamos a continuación:

Cumpliendo con nuestro deber ciudadano de defender el gentilicio e intereses venezolanos, nos dirigimos ante su delegación con el fin de rechazar el hostigamiento a la comunidad venezolana por parte de los medios de comunicación de su país, así como también las acciones de persecución y violencia de las que han sido objetos numerosos compatriotas en territorio peruano por parte de efectivos de sus fuerzas de seguridad, arengados, incluso por diputados de su congreso.

Con esta manifestación, lo último que pretendemos es presentarnos con un discurso lastimero y sumiso con débiles argumentos para quedar sujetos a la conmiseración y la dádiva por parte de su gobierno. Tampoco estamos pidiendo reciprocidad hacia nosotros el pueblo y el Estado venezolano, por haberles abierto las puertas de manera fraterna a sus connacionales en nuestro país en los momentos de mayor crisis política y económica que otrora vivió el Perú.

Por lo anteriormente expuesto, como nacionalistas entendemos perfectamente que el Estado peruano tiene el derecho absoluto de decidir su política migratoria en función de la estabilidad interna y su seguridad nacional. En este sentido, estamos conscientes de los repudiables hechos delictivos llevados a cabo por miembros de agrupaciones criminales, quienes mancillando el honor de nuestro gentilicio han violado sus leyes y arremetido contra los ciudadanos peruanos.

Comprendiendo tal situación, respaldamos cualquier medida que tome el Estado peruano para castigar con la mayor severidad ejemplar a aquellos individuos y organizaciones que cometan crímenes y atenten contra la seguridad de la población.

Sin embargo, tal panorama no puede ser utilizado como excusa para promover la persecución, humillación, y ataque generalizado tanto desde las instituciones gubernamentales, como el acoso por parte de su sociedad civil, auspiciada por los medios de comunicación que se han encargado de detractar a un número importante de venezolanos que se han insertado a su sociedad cumpliendo con todos los requisitos y exigencias del Estado peruano; aportando así con su trabajo, preparación, experiencia y esfuerzo, al crecimiento y prosperidad del Perú.

Por todo lo antes enunciado exigimos respeto a nuestros connacionales, y que se les garantice su seguridad física, sus bienes y propiedades.

Del mismo modo, instamos al Estado peruano a tomar en consideración seriamente el gran problema continental que representa el régimen chavista en Venezuela, que a través de acciones subrepticias con la exportación de delincuentes, y amparados en una dialéctica de “unión de los pueblos” promueve la desestabilización de varios países en Hispanoamérica, para fortificar el proyecto comunista del Foro de Sao Paulo que tiene como objetivo final esclavizar a toda la región con sus ideas de oprobio y miseria.