COMUNICADO POR EL VIERNES NEGRO

El mundo nos vio caer, pero el mundo nos verá levantarnos otra vez.

Los anuncios económicos realizados por la tiranía han llenado de incertidumbre y miedo a todos los venezolanos. El Movimiento Nacionalista ORDEN alertó sobre esta situación desde el mismo momento que se anunció la imposición de la ilegitima y fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, señalando con especial énfasis que la causa principal de la debacle que hoy vive Venezuela obedece única y exclusivamente a un factor ideológico: El Socialismo.

Sin importar las críticas y descalificaciones de los que se autodenominan “opositores”, y ante todos los embates mediáticos que buscan sostener al régimen, ORDEN ha mantenido la firmeza de sus enunciados y ha denunciado los métodos con los que opera tanto el régimen chavista como su oposición oficial, desnudando así el objetivo que persigue el chavismo desde su llegada en 1998: Seguir el modelo cubano, implantando por todos los medios posibles el socialismo.

Vemos con mucha preocupación, que aquellos que monopolizan la “oposición” al régimen compartan tan ferviente y flagrantemente esta forma moderna de esclavitud que representa el socialismo. Por afinidad ideológica persisten en oxigenar al chavismo en los momentos más álgidos mediante diálogos, elecciones, desmovilizando las calles; y ahora pidiendo calma a los venezolanos con un pasivo y espurio paro en momentos tan críticos para la nación, mientras la Asamblea Nacional en medio de pusilánimes discursos patrioteros de “soberanía” delibera si se declara en sesión extraordinaria o se va de vacaciones. En este sentido, y enfocándonos en las últimas medidas económicas tomadas por el régimen, las cuales representan el mayor viernes negro que ha tenido la historia de Venezuela hasta el presente, es de vital importancia apuntar que varios de los principales líderes de opinión de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y sus filiales han querido acusar al gobierno de aplicar un “paquetazo neoliberal” pretendiendo ocultar el carácter ideológico marxista que define a esta tiranía.

Como Nacionalistas, no pretendemos defender el Liberalismo como ideología política ni mucho menos levantar su estandarte; sin embargo, fieles a nuestro carácter de orientadores y en honor del uso correcto de los conceptos políticos, es de suma importancia indicar que las  medidas decretadas por el usurpador Nicolás Maduro están bastante alejadas de lo que se considera “neoliberal”, y más bien se encuentran en plena consonancia con los postulados más básicos del socialismo, puesto que su fin último es destruir la propiedad privada.


               El aumento desmedido del Salario Mínimo, sin tomar en consideración la producción que prácticamente es inexistente, alimentará el círculo inflacionario que la gran mayoría de las empresas del sector privado no podrán sostener, lo cual significará su quiebra y contrario a la tan vilipendiada defensa del trabajador que siempre ha proclamado el socialismo, no solo traerá como consecuencia alto índice de desempleo sino también un exacerbado control de precios, lo que generará un recrudecimiento de la escasez para los próximos meses.


           La tiranía no esconde sus intenciones en lo más mínimo. Según Maduro, las empresas privadas que no puedan asumir el costo del aumento, sus nóminas serán asumidas por el Estado “por 90 días”. No obstante, 18 años de socialismo nos indica que esos 90 días se prolongaran indefinidamente. Esto representa un control aún mayor de la economía, convirtiendo las empresas privadas, técnicamente en empresas públicas. En pocas palabras: Una expropiación masiva muy bien disimulada y sin precedente alguno en Venezuela.

        Tal como apunta la Constituyente, estas medidas darán paso a la “Propiedad Comunal” aboliendo los rastros que quedaban de la Propiedad Privada, así como en 1850 Karl Marx describió en su Circular del Comité Central a la Liga Comunista “No se trata de reformar la propiedad privada, sino de abolirla”, confirmando una vez más que el Marxismo es la base ideológica de la tiranía, demostrando que la raíz principal de la crisis no es económica, sino Política.

Queremos recalcar que esto ha servido de cortina de humo para intentar ocultar la grave crisis humanitaria que afronta Venezuela. Pretende pasar a tercer plano los problemas que están atravesando nuestros compatriotas en el sur del país, junto a los zulianos con la falta de energía eléctrica. Estas penurias inducidas por el régimen y la omisión de una “oposición” complaciente solo demuestran el odio que todo el decadente sistema político siente hacia los venezolanos y su afán de exterminarnos.

En ese sentido, queremos enfatizar que todo lo que actualmente ocurre en el país es un “Caos Planificado” que tiene como objetivo desmoralizar por completo al venezolano y esclavizarlo a una lucha diaria de supervivencia, mientras la tiranía se afianza en el poder y los “opositores” comedidos se hacen millonarios a costa de la tragedia nacional.

Todos estos acontecimientos ocurridos durante lo que va de mes, demuestran la dominación psicológica que efectúa el régimen sobre los venezolanos. Por ello, el Movimiento Nacionalista ORDEN llama a abandonar el derrotismo. Iniciemos el cambio desde las entrañas de la ciudadanía; detectemos a los delatores, conquistemos nuestro miedo para vencer la muerte que nos ha traído el régimen chavista. Demos la espalda definitivamente a las dirigencias opositoras y saquémosla junto a la tiranía, ambos viven simbióticamente y se hacen ricos mientras Venezuela entera nada en la miseria y muere de mengua.

Estamos plenamente convencidos que Venezuela superará todas las vicisitudes, y que a pesar que el régimen desee bajarnos la cabeza ante sus medidas, estas nos tienen que dar las energías para cerrar nuestro puño y acabar con el sistema socialista que insiste en exterminarnos. Es deber de todos los venezolanos de buena voluntad iniciar el renacimiento de nuestra gran nación. El mundo nos vio caer, pero el mundo nos verá levantarnos otra vez.

Venezuela Quiere ORDEN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *