La Socialdemocracia le abre las puertas al Comunismo a través de tu Voto

Por: Luis Fernández

La Socialdemocracia, nace unas décadas después de publicado el Manifiesto Comunista. Eduard Bernstein, a pesar de ser fiel admirador de Marx, tuvo algunas diferencias con el marxismo ortodoxo, estableciendo así la primera brecha ideológica dentro del mismo, revisando algunos de sus principales métodos, aunque manteniendo los mismos objetivos.

Básicamente, Bernstein propuso que la revolución proletaria y la lucha de clases no debía ser violenta, sino que podría realizarse de manera pacífica. De esta manera, en vez de una Dictadura del Proletariado, el Partido utilizaría  los sindicatos y el sufragio universal para poco a poco ir tomando puestos de poder e influencia dentro de las instituciones del Estado Burgués, y de esta manera, hacer los cambios gradualmente que llevaran hacia la sociedad sin clases.

El desprestigio del marxismo ortodoxo luego de la revolución bolchevique, llevó a que buena parte de los marxistas del mundo se congregaran en los partidos socialdemócratas, y eligieran esta vía como forma de acceder al poder político.

En Venezuela, llegada la llamada época democrática, que no fue más que la instauración de dos corrientes marxistas  como lo fueron la social democracia adeca y el socialismo cristiano de copei, partidos que habían pactado en New York, y luego ratificado en lo que se conoció como el pacto de Punto Fijo, estableciendo un sistema dual donde se elegiría cual versión del marxismo daría los siguientes pasos para demoler paulatinamente el denominado Estado burgués. Esta partidocracia AD-COPEI utilizó la confianza del venezolano en el voto, y una creencia deificada de la democracia, elevándola incluso a ideología, cuando no es mas que una forma de gobierno. Por ello iniciaron una vertiginosa carrera por los votos, que se valió del populismo para perpetuarse y se enconó en la corrupción devenida de los partidos políticos, que más que causas se convirtieron en plataformas electoreras que buscaban imponer al candidato de turno y los intereses del partido. Y fue así que un sistema virtualmente democrático, se vio viciado e invadido durante 40 años, abriéndole la puerta a los marxistas ortodoxos, que viendo vulnerabilidad en el sistema, lo infiltraron y “lograron hacer por los votos lo que no se pudo por la violencia”, el mismo credo de Bernstein un siglo antes. La socialdemocracia le abrió la puerta al Socialismo. Así, Hugo Chavez llega al poder y una vez en él, se apoderó del poder electoral implantando un totalitarismo donde los ciudadanos venezolanos tenemos todo el derecho de votar, pero no de elegir.

Es por ello que llaman al juego electoral aprovechándose de la cultura de voto del venezolano, haciéndolo cómplice material del fraude como ha sido con otros ámbitos como Cadivi, Simadi, Dicom; en una estafa a la Nación y su destino;  hoy Venezuela reclama más que votos, acciones concretas que superen al marxismo de oprobio que lleva décadas mermando en diferentes facetas el desarrollo de nuestra Nación. La social democracia es el paso previo al establecimiento de un socialismo, que no pudo llegar por la revolución armada, pero lo hizo por los votos, para una vez instaurado, perpetuarse en el poder y avanzar hacia el abismo del comunismo, utilizando la tesis marxista de control y dominio mediante el confrontamiento entre venezolanos: la de la lucha de clases.

 

Venezuela quiere ORDEN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *