DÍA DE LA JUVENTUD

Por @NelsonRZ33

De @OrdenVenezuela

 

Conmemorar los hechos del 12 de Febrero de 1814 tiene especial significación para los venezolanos por los momentos oscuros que estamos viviendo.

El resentimiento, la muerte y la barbarie encarnados en Boves durante los primeros años de nuestra Guerra de Independencia extinguieron toda esperanza de triunfo; hoy el panorama es similar con ese fantasma que se niega a dejar en paz a Venezuela.

La energía, el ímpetu y la fe en la Idea de La República en la juventud universitaria de entonces hicieron realidad lo que se  creía imposible: Vencer al tirano. Dos siglos más tarde siguen vigentes las palabras de José Félix Ribas:

“Soldados: Lo que tanto hemos deseado se realizará hoy: he ahí a Boves. Cinco veces mayor es el ejército que trae a combatirnos; pero aún me parece escaso para disputarnos la victoria. Defendéis del furor de los tiranos la vida de vuestros hijos, el honor de vuestras esposas, el suelo de la patria; mostradles vuestra omnipotencia. En esta jornada que será memorable, ni aun podemos optar entre vencer o morir: ¡necesario es vencer! ¡Viva la República!”

Han transcurrido 204 años de aquella gesta heroica; Venezuela entera tiene el compromiso histórico de honrar con todo su vigor a aquella generación junto a la generación 2014/2017/2018, despertando del letargo a la que fue inducida por las dirigencias partidistas quienes sin importarles la sangre derramada por nuestra juventud, se burlan de las esperanzas y expectativas de los venezolanos para saciar sus mezquinos intereses y apetitos personales.

Hoy la nación está golpeada emocional y espiritualmente, tanto el régimen como los dirigentes de “oposición” con acción y omisión se han encargado de mancillar la autoestima de los venezolanos. La sangre derramada por nuestra juventud ha producido un fuerte impacto sin que los resultados a tanto sacrificio sean visibles en el corto plazo. Pero todo este esfuerzo que Dios y la historia nos exige tiene una connotación espiritual de inmensas proporciones: Valorar la conquista de nuestra libertad y grandeza, pues lo que obtenemos con esfuerzo y sacrificio es lo que más cuidamos.

El brío de nuestro gentilicio no puede menguarse por los momentos más difíciles y adversos. Rendirnos es despreciar nuestro acervo histórico y menospreciar el sacrificio de todos los que han caído por la libertad y la grandeza de Venezuela.

Capitular es lo que el régimen espera de nosotros para perpetuarse en el poder y someternos. La mejor ofrenda que podemos hacer para honrar la memoria de los jóvenes de 1814/2014/2017/ es levantar el estandarte de la grandeza y libertad, todos hermanados bajo una misma bandera tricolor con siete estrellas para continuar luchando por nuestra nación. Gloria a nuestros caídos! Viva Venezuela!

 

VENEZUELA QUIERE ORDEN