¿Plebiscito?

Van tres meses de lucha  y más de 80 jóvenes venezolanos asesinados por querer un mejor destino para Venezuela. Mientras tanto, la coalición MUD orbita en lo mejor que sabe hacer: espectáculos electorales. Y es que resulta un insulto para la inteligencia de los venezolanos en este momento histórico que vive la nación y de cara a la inminente ANC, que quieran preguntar mediante un plebiscito si la nación reconoce una Asamblea Nacional Constituyente.

Este plebiscito pone en evidencia la inconsistencia y la burla de quienes lo suscriben, lo cual buscan repartirse subrepticiamente tajadas de poder a costa de tanta sangre derramada. Basta que digan elecciones, para que los que se denominaban “disidentes de la MUD” – caso de la sra Maria Corina Machado – suscriban esos pactos, contradigan con acciones sus discursos y pongan al descubierto sus verdaderos afanes.

Nuestra valerosa juventud no ha tomado las calles ni ofrendado su vida por elecciones, plebiscitos o ANC; lo hace por una salida incondicional de la tiranía castrocomunista. No hay diálogos, pactos ni elecciones que se puedan tolerar frente a estas circunstancias.

El 6 de diciembre de 2015, la nación les dio su confianza a los actores políticos para que cumplieran con el rol de combatir de manera efectiva al tirano. Por el contrario, lo reconocieron como Presidente Constitucional, desestimaron el hecho de su doble nacionalidad, fueron incapaces de plantarse con autoridad – autoridad que le dio la nación – para cambiar al TSJ y el CNE, se dejaron quitar sus competencias por un TSJ fraudulento; en una sola frase, actuaron como una ínfima minoría y pretenden disimular sus omisiones con más engaños. Han demostrado que no son la voz de la nación.

Ya la nación ha decidido; decidió el 6 de diciembre 2015 y la defraudaron. Ahora está decidida a salir de la tiranía; ya no hay nada que consultar, mucho menos cuando se trata de perder definitivamente la libertad o recuperar la Patria.

El destino de Venezuela está en juego con lo que será la Asamblea Nacional Constituyente, ella será la sentencia de muerte para las próximas generaciones de venezolanos, porque se “constitucionalizará” el comunismo, donde la pobreza, la miseria y el hambre serán lo que tanto han anhelado – el régimen –  para distribuir a todos por igual.

Los venezolanos tenemos que volcar nuestra mente y nuestras acciones en un sola y única propuesta: liberar a Venezuela de la tiranía y opresión de los colaboradores del castrocomunismo. Esto se logra con una eficiente Resistencia que pasa por tres etapas: La primera, una resistencia en pensamiento que se traduce en no aceptar la imposición de la doctrina socialista cualquiera sea su variable o color; la segunda defendernos de los ataques de las fuerzas de represión y exterminio castrocomunista que quieren tenernos sumisos para aceptar mansamente la esclavitud comunista, y la tercera, la unión de los venezolanos en torno a Venezuela, su mejor destino y por encima de los partidos.

El llamado es a todos los venezolanos que aman a Venezuela para continuar en esta resistencia y lucha espiritual contra las fuerzas malignas que se han apoderado de país, a no dejarnos confundir por la engañosa propaganda que pretende poner un espejismo para hacer ver que el rumbo que Venezuela está reclamando en las calles es por elecciones. Honremos la memoria de nuestros caídos.

VENEZUELA QUIERE ORDEN