La invasión a Venezuela más que militar, es ideológica.

El ‎8 de mayo de 1967 se dio una  fracasada invasión militar en Venezuela, encabezada por el líder de la revolución comunista cubana, Fidel Castro,  que fue repelida por nuestra Fuerza Armada Nacional,  sentando un precedente de la resistencia contra el comunismo en Venezuela.

Muchos ciudadanos hastiados del socialismo, ideología fracasada que ha sido impuesta a la fuerza en el país en los últimos 50 años, consideran que el régimen de gobierno se mantiene solo porque la Fuerza Armada de Venezuela está controlada e infiltrada por agentes cubanos del G2, cuerpo de inteligencia y policía política de la tiranía cubana destinada a controlar a nuestra población.

Sin embargo, más allá de la infiltración cubana en la FAN, pocos venezolanos son conscientes de la invasión silente que se ha dado en la institucionalidad venezolana, que más allá de personalidades impuestas a dedo bajo el plan de gobierno socialista en las directivas de institutos, son personas que llevan años desempeñando  diferentes labores en la burocracia nacional y están colocadas estratégicamente en diversos puntos, con una inmensa lealtad hacia el proceso comunista que trata de instaurarse en Venezuela y que se mantiene solo con la fuerza.

Ya en los años 70s, 80s y 90s Fidel Castro cambió la estrategia para invadir ideológicamente a Venezuela, en vez de la vía militar, pasó a una política de diplomacia abierta y ofertas educativas, con una suerte de becas que ofrecían a jóvenes estudiantes de diversos niveles sociales, ir a la isla de cuba por un periodo de 6 meses hasta un año con la intención de capacitarse, pero la verdadera intención era la de adoctrinar a estos jóvenes en el marxismo tropicalizado por Castro.

Así surgió una generación inicial de venezolanos adoctrinados directamente en la isla de Cuba con la ideología marxista adecuada a los intereses del G2 cubano, que de cientos que habrán ido por curiosidad o devoción, algunos más hábiles y devotos fueron selectos para mantener el contacto con la línea política y venirse a hacer vida en Venezuela, ocupando cargos en diversas ramas de la burocracia venezolana preparando el camino para el siguiente paso, que fue la llegada del socialismo falsamente negado por Hugo Chavez Frias durante su campaña electoral y primeros meses de gobierno, y quien una vez en el poder, inició el proceso de destrucción de la estructura pública y de las Fuerzas Armadas para dejarnos desarmados ante el invasor.

Y es así como el 29 de Junio de 2003, estrechando lazos de fraternidad oprobiosa con Fidel Castro, funda el Frente Francisco de Miranda, que bajo la mascarada de formar ciudadanos proactivos para la defensa de Venezuela, permitió el abierto adoctrinamiento de jóvenes venezolanos en la ideología marxista internacionalista, convertida en chavismo, y dependiente del sistema cubano de educación amparado y regido con el pensum educativo y doctrinario devenido del motor ideológico del G2 cubano para poder permear la ya vulnerable infraestructura político administrativa venezolana.

Es por ello que observamos casos de individuos como Jorge Rodríguez, quien detentó la batuta del CNE en 2004 a 2006, organismo electoral cuya labor debe ser imparcial, quien tras concederle la victoria a Hugo Chávez y culminar el cargo fue nombrado Vicepresidente de la República así como presidente del partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) siendo hoy por hoy una de las mentes tras la parafernalia socialista que busca mantener la tiranía actualmente en el poder.

Más allá de cubanos en los cargos de poder, o siendo fuerzas de opresión, conseguimos individuos que han nacido en esta tierra pero que abandonaron la venezolanidad por la causa socialista internacionalista, y es por ello que conseguimos a quienes se hacen llamar patriotas pero realmente  son socialistas, destruyendo al estado venezolano, pervirtiendo sus instituciones, y sirviendo a agendas y gobiernos más allá de la fronteras de Venezuela, sin escrúpulos de las necesidades que padezcan sus compatriotas. Han logrado exitosamente poner a venezolanos contra venezolanos, complicando la posibilidad de cohesión nacional y la capacidad de defendernos ante tal invasor.

Y más aún podemos observar como toda la burocracia venezolana está colmada, en diversos niveles,  con personalidades que deben lealtad a una ideología foránea y que fueron educados bajo el sistema cubano con admiración y devoción por Fidel y el Che Guevara, no solo entre las filas del gobierno, sino de quienes abanderan oponerles en la Mesa de la Unidad, que de igual manera tuvieron su adoctrinamiento en Cuba y hoy mellan la intención firme e inamovible  de la verdadera oposición venezolana, la ciudadanía,  en la pugna por librar del socialismo a Venezuela.

#VENEZUELAQUIEREORDEN