De la jugada maestra al Jaque mate

La marcha del #1S convocada con casi un mes de antelación por parte de los personeros de la MUD, levantó una expectativa pocas veces vista en Venezuela, donde el hablar de lo que pasaría era equivalente a hablar del Día del Juicio Final y del Fin del Mundo. Miles de venezolanos, incluyendo un numeroso grupo de Indígenas de Amazonas, y un Sacerdote, se movilizaron a la mal llamada Toma de Caracas, con todas las esperanzas puestas a que ese día, si no se salía del Gobierno, se daba el primer paso.

Cerca de la 2pm se da la declaración de los líderes de la MUD, y a pesar que la gran mayoría de las personas presentes esperaban que se dictaran los lineamientos a seguir para salir de este gobierno, la principal directriz emanada ese día fue un llamado a tocar cacerolas a los 8 pm. Inmediatamente miles de los presentes e internautas a través de las redes sociales se molestaron y comenzaron a cuestionar el liderazgo de la MUD, inclusive lograron posicionar en twitter el polémico hashtag #MalditaMUD, ya que consideraban una burla todo lo ocurrido.

Debido a la matriz de opinión negativa que se estaba gestando esa tarde, se comenzó a divulgar de forma masiva, a través de cadenas de Whatssap, BBM y las redes sociales, un artículo denominado “Mud y la Marcha: Catarsis infértil o jugada maestra”, con el fin de calmar los ya caldeados ánimos y lavar la imagen a la MUD. Además el mismo artículo denominaba lo ocurrido ese día como “Una jugada Maestra”, digna de comparar con las ideas de grandes estrategas como Sun Tzu, Maquiavelo o von Clausewitz.

A pesar que el mismo día de la marcha, se llamaron a nuevas convocatorias para los días 7 y 14 de septiembre, las mismas no tuvieron mayor afluencia ni el nivel de entusiasmo que la del #1S. Y con el pasar del tiempo, todo el descontento transformado en energía de lucha fue diluido y en los venezolanos comenzó de nuevo la desesperanza, lo que le dio terreno fértil al aparato gubernamental de suspender el Referéndum Revocatorio, una falsa esperanza que le habían dado los personeros de la MUD a los venezolanos,  otorgando tiempo al gobierno.

En estos momentos, millones de ciudadanos se hacen esta pregunta: ¿Y ahora qué? Antes de responder el: ¿qué hacer? Es necesario preguntarse: ¿Fue una jugada estratégica de quien contra quién? ¿De la Mud contra el gobierno? ¿O de la MUD y el gobierno, en contra de los venezolanos? Seguro muchos de ustedes, al igual que yo, piensan que se trató de una jugada de las camarillas políticas en contra de todos los venezolanos. Camarillas políticas que negocian sus intereses, negocios y espacios políticos a costa de las calamidades que pasa el ciudadano de a pie. Llegando a la conclusión, que tanto la Mud, con el Psuv, no solo son afines ideológicamente, si no que se confabulan para destruir, material, moral y espiritualmente a los ciudadanos y a la nación.

¿Qué podemos hacer los venezolanos, ante la ya oficialmente declarada tiranía? Es fundamental deslastrarnos de aquellos que siguen jugando con la esperanza del venezolano, no podemos seguir en el juego que estos individuos tienen a la colectividad, en la convocatoria de luchas estériles que no llevan a ningún lado, y que mantienen a toda la sociedad en un estado de completa sumisión. Los ciudadanos se cansaron de marchas, bailoterapias, cacerolazos y canciones de Reguetón.

El país entero reclama en todos sus rincones el nacimiento de una nueva oposición, de nuevas caras, de nuevas ideas que nos ayuden a salir del estado de letargo y de líderes que tengan un verdadero proyecto para hacer de Venezuela un país más próspero. Pero debemos estar alertas, ante aquellos grupúsculos disidentes de partidos de gobierno y oposición, que pretenden presentarse al país como una tercera alternativa, mas al final, son iguales a los actuales opresores, queriéndonos vender “El verdadero Socialismo”, o una falsa “Libertad”.  

En los cruciales momentos que vive nuestro país, no podemos caer en la desesperación e improvisación y lanzarnos a las calles de forma violenta, ya que estamos en desventaja al no poseer la fuerza de las armas. Empero tenemos la fuerza de la voluntad, y debemos reactivarla para luchar contra el comunismo y sus cómplices de la mal llamada “oposición”.

El éxito de esta cruzada tiene un pilar fundamental, y es que todos sin distinción alguna debemos unir fuerzas bajo un solo ideal, El Ideal del Bien Nacional, ya que solo unidos, dejando atrás intereses individuales y mezquinos, y con objetivos claros y coordinados de lucha, lograremos darle el Jaque Mate  a todos estos males que nos oprimen, y lograremos salvar a Venezuela.

Venezuela Quiere Orden.

@josechavier