DERECHA HIPÓCRITA, HIPÓCRITA DERECHA. PARTE II.

Por @AnthonyRincon de @OrdenVenezuela.

Dentro de los elementos característicos de las tradicionales democracias occidentales, sean de izquierda o derecha, se ubica el internacionalismo; antagónico al ideal nacionalista por su propia esencia y estar en contra de la naturaleza misma (Contra Natura), esto es asi, ya que; a costa de la eliminación de las fronteras patrias se pretende impulsar la “integración” de las naciones en grupos supranacionales y sometidos a intereses económicos de partidos políticos (Internacional Socialista, Partido Comunista Internacional) o subordinados a grupos o intereses económicos foráneos (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional).

Los procesos históricos, por supuesto, varían de nación a nación, no obstante, los patrones de dominación y de destrucción de la identidad nacional siguen siendo los mismos, y el caso venezolano no escapa de ésta realidad. La Nación Venezolana es testigo de cómo el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), promueve desde sus bases hasta las altas esferas de poder que actualmente detentan, ideas y políticas abiertamente internacionalistas, entreguistas de los recursos nacionales (Naturales, Morales y Espirituales) como en teoría y en práctica es el marxismo que vulnera la soberanía y el orgullo de nuestra amada Nación, usando como pretexto “la integración”.

Los partidos de la mal llamada “oposición” venezolana, aglomerados en torno a la Mesa de Unidad Democrática (MUD), de tendencia ideológica marxista, representantes auténticos de la izquierda y centro-izquierda, no escapan del “cliché” del internacionalismo, de reconocer los derechos de otros países en constante detrimento de los altos intereses de la nación venezolana. Un ejemplo palpable y comprobable que se puede citar, es el caso de Acción Democrática (AD), Un Nuevo Tiempo (UNT) y los actuales paladines de la democracia, conocidos como Voluntad Popular (VP), quienes abiertamente se definen marxistas, siguiendo directrices de un órgano rector supranacional, como lo es la Internacional Socialista.

Por otra parte, pero en el mismo plano internacionalista, en la derecha venezolana ocurre algo muy similar, pero más desagradable por lo hipócrita. Quieren vender una imagen de cambio, pero proponen básicamente lo mismo. Sectores diestros compuestos de liberales, libertarios, neoliberales y anarco capitalistas, que aparentemente proponen adversar las aberraciones del comunismo internacionalista implantado en Venezuela desde el 23 de Enero de 1958, promueven derribar las fronteras nacionales, abogando por un libre mercado y la subordinación del hombre a los capitales extranjeros, banalizando principios trascendentales como la virtud y el mérito, algo muy similar a lo propuesto por su “Antítesis” marxista. Tal como se ha denunciado desde los inicios de la noble causa Nacionalista, izquierda y derecha son la simbiosis perfecta y se requieren mutuamente para subsistir.

Aunado a esto, también se propone la fragmentación de la patria. Es un hecho público y notorio que movimientos liberales, dirigidos por personajes que han demostrado fracaso en la vida pública nacional, promueven la independencia de los Estados que conforman la República de Venezuela, lo que traería como consecuencia  desgarre moral y territorial de nuestra Madre Patria. Sin identidad venezolana y sin conciencia de unidad nacional, estaríamos volviendo a la época del caudillismo y de la Guerra Federal, donde Venezuela no era más que una aglomeración de comarcas pastoriles, cada una con su capataz.

Más lamentable aún y no menos nocivo para el interés nacional, es la solicitud pública de éstos sectores de la derecha venezolana, la intervención de diversos gobiernos extranjeros y organismos supranacionales en los asuntos de la política interna de Venezuela.

El Movimiento Nacionalista ORDEN, ha fijado siempre una postura de rechazo a cualquier tipo de intervención internacional, independientemente de su origen, sea que provenga de naciones como China, Cuba, Rusia, Estados Unidos, Reino Unido, Unión, u organizaciones como la Unión Europea (UE), la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) entre otros. Suficiente sangre patriota se derramó en nuestro suelo durante las gestas heroicas independentistas, como para pretender una vez más ser colonia de extranjeros, sean potencias militares como Rusia o Estados Unidos, o islas decadentes como Cuba.

Instamos a las voluntades patrióticas nacionalistas a alzar su voz en rechazo de las políticas del comunismo internacional que nos dirige desde la Habana, manipulan a los ciudadanos con demagogia y falsas promesas, como en contra de la derecha hipócrita que pretende brindar como solución a la problemática actual, la implementación de accionares dictaminados por elementos extranjeros.

ORDEN promueve la Independencia y Autosuficiencia Nacional. Venezuela no puede entregar su sagrado suelo y dignidad a quienes pretenden dominarnos desde el extranjero por vía de la plutocracia, la demagogia o las armas.

¡Dios, Patria y Honor!

Venezuela quiere ORDEN.